FABRICAMOS ELEMENTOS DE MOLIENDA DESDE HACE MÁS DE 90 AÑOS

La Steel Ball Company (anteriormente conocida como Helipebs Ltd) fue fundada por Robert McDougall el 7 de julio de 1922 para adquirir los activos de la British Carbonizing Co. Ltd y para producir los elementos de molienda para la industria cementera en Quay Street, Gloucester.

Robert McDougall había trabajado anteriormente con William Fennell, un experimentado químico de cemento de la British Carbonizing Co. hasta la trágica muerte de Fennell en el Día del Armisticio de 1918, cuando su coche patinó en la carretera entre Gloucester y Mitcheldean. William Fennell fue el primero en desarrollar el helipebs, un elemento de molienda con forma tubular fabricado con alambre de acero enrollado en forma de hélice. En aquel momento, aunque se utilizaban bolas de acero forjado para las fases iniciales de la molienda del cemento, los siguientes procesos dependían en gran medida de la acción primitiva de los guijarros de sílex recogidos de las playas de Francia y del sur de Inglaterra.

William Fennell utilizó su amplia experiencia práctica en el estudio de la eficiencia de los elementos de molienda y había empezado a experimentar con nuevos diseños. Después de pruebas exhaustivas, se concibió una forma especial de endurecer los helipebs, lo que les daría la mayor resistencia a la abrasión posible. Finalmente el éxito de los helipebs condujo a dar un paso que se había estado considerando desde mucho tiempo atrás: abrir una fábrica que concentrase la fabricación de elementos de molienda.

Era evidente, desde los comienzos de la compañía, que la producción sería mayor que la que podían asumir solo los usuarios de Gran Bretaña. Sin embargo, Robert McDougall estaba convencido de que había un hueco asegurado en el mercado mundial para sus productos cilíndricos de acero y que bastaba con que pudiese plantear sus ideas con éxito. Tomó la valiente decisión de visitar numerosos países de ultramar para buscar posibles empresas de exportación en lugar de confiar en una simple campaña publicitaria por correo, y a pesar del hecho de que el comercio aún no se había recuperado del todo tras la Primera Guerra Mundial.

Tras un año de comercio la compañía estaba suministrando piezas de molienda en Suecia, España, Mozambique, las Indias orientales holandesas, Australia, India y Japón. A principios de 1949 Robert McDougall incluso viajó por Sudáfrica y Rodesia (hoy Zimbabue) y se aseguró un cliente en cada fábrica de cemento operativa o en construcción en esos países. Además descubrió que sus intereses se ampliaban al incluir el inmenso campo de la industria minera. Su departamento de embalaje estaba lleno de tambores cuyas etiquetas indicaban los puertos de todo el mundo.

La edad y el gran aumento del volumen de negocio finalmente hicieron imposible que Robert McDougall continuase en su doble papel de dirigir los procesos de fabricación de la compañía internamente y al mismo tiempo viajar por todo el mundo para hacer negocios y crear un fondo de comercio. Se nombraron un director general adjunto y un director general para Helipebs Ltd y en 1955 la compañía se trasladó a Charles Street (Gloucester) para permitir la expansión del negocio hacia la subcontratación de la mecanización y la fundición no férrea.

Después de unos cuarenta años de progreso continuado, en 1965 la compañía encargó la primera planta de bolas rodantes de alta tecnología del mundo occidental para la fabricación de una gama de elementos de molienda para el acero forjado de carbono/manganeso. La principal ventaja de esta técnica de bolas rodantes en comparación con los métodos de forja tradicionales, era el flujo de grano ininterrumpido que se conseguía. Las bolas de molienda se rodaban directamente a partir de una barra redonda de carbono y aleación, con un tratamiento posterior de calor en línea y un enfriamiento uniforme, adaptado para dar una dureza homogénea, lo que era esencial para lograr un desgaste muy uniforme.

En 2011, después de tres generaciones de propiedad familiar, la empresa de elementos de molienda Helipebs se vendió a Laurence McDougall y John Wraith, quienes compartían la propiedad de otras empresas relacionadas con el acero; entre ellas, All Steels Trading y Special Steel Sections. La Steel Ball Company es la única empresa en el Reino Unido que fabrica bolas de molienda de acero, las cuales se suministran a centrales eléctricas y a las industrias de la minería y el cemento.

Entre 1970 y 2014, la empresa llevó a cabo sus actividades comerciales desde sus instalaciones en Sisson Road, Gloucester, donde operaban una máquina de forjado rodado capaz de producir hasta 15.000 toneladas de bolas de acero para molienda al año, de diámetros de entre 16 mm y 70 mm. Desde esta ubicación de mayores dimensiones, resultó posible suministrar también bolas de acero forjado fabricadas a partir de carbono y aceros aleados seleccionados, usadas principalmente para la trituración semiautógena y primaria, donde se precisan bolas de acero de más de 70 mm de diámetro para la molienda de impacto.

Durante 2014, debido al rápido crecimiento de las ventas por exportación y al constante aumento de la demanda en el mercado del Reino Unido de elementos de molienda de alta calidad fabricados a nivel local, se hizo evidente que el emplazamiento de Gloucester se estaba volviendo restrictivo y que no sería capaz de afrontar un mayor aumento de la demanda. En consecuencia, se tomó la decisión de trasladar el negocio a Scunthorpe, North Lincolnshire.

Esta nueva ubicación cuenta con dos grandes naves de operación y más de dos acres de terreno, permitiendo ambas cosas que el negocio ampliara la gama de tamaños y triplicara la producción.

Esta nueva ubicación cuenta con la ventaja de disponer de excelentes conexiones por carretera, ferrocarril y de puerto/muelle, junto con un aeropuerto local, todo lo cual ofrece unas oportunidades excelentes para el desarrollo empresarial. Los puertos locales nos permiten ofrecer entregas desde el Reino Unido hasta la Europa continental en un plazo de 48 horas desde la recepción de un pedido. El área local cuenta con un gran número de trabajadores experimentados altamente cualificados, algo que contribuirá también a una expansión aún mayor.

IEn 1953 Robert McDougall declaró: “No hay razón para creer que hemos alcanzado el punto definitivo en el desarrollo de formas para elementos de molienda”.  Su pasión y su visión de futuro para este negocio británico de fabricación de elementos de molienda son respetadas y compartidas por cada uno de los nuevos propietarios de la Steel Ball Company.